De musa del cine francés a activista confesa

“No sé si soy feliz. No soy infeliz. Estoy serena y me gusta estar sola”

Brigitte Bardot

brigitte2Irreverente, polémica, intensa, vehemente y adelantada a su época. Fiel creyente de la libertad en todas sus formas y desmontadora de tabúes, así ha sido Brigitte Bardot. Con el erotismo como bandera y la revolución como premisa reivindicadora, esta actriz francesa ha pasado a la historia como el ícono de mujer sensual, sin prejuicios ni filtros. Ha hecho lo que ha querido, cómo y cuándo lo ha deseado. Y tras una vida de fama, éxito y amores intensos, hoy vive en La Madrague, su refugio de Saint-Tropez, alejada del cine y convertida en una activista comprometida con su causa: la defensa de los animales.

Esta mítica mujer, que ha pasado la barrera de los 80 años, es quizás la actriz francesa más conocida de la historia. Hoy, a pesar de su edad, sigue hipnotizando al mundo entero con su particular belleza. Fue lanzada a la fama en 1936 gracias a la película Y Dios… creó a la mujer que dirigió su primer marido Roger Vadim. Los 59 minutos que dura la película fueron suficientes para llevar a Brigitte Bardot al tope.

Desde ese momento y hasta 1972 –fecha en la que decide retirarse del cine- no paró de sumar éxito y polémica a su agitada e intensa vida. Lo dicho, ha sido, irreverente y provocadora por vocación natural.brigitte6

Películas como “La vérite”, de Henri-Georges Clouzot, “Viva Maria!”, de Louis Malle, o “Le mépris”, de Jean-Luc Godard, se suman a su carrera y la llevaron a posicionarse en la industria del cine como el ícono de la sensualidad y la reafirmación femenina. Esto, considerando que en aquella época en Francia, bailar descalza ya resultaba un auténtico escándalo.

Sin embargo, a pesar de su seguridad y su postura firme frente al erotismo cinematográfico, a los 38 años, decide alejarse de la industria, asegurando que “sufrió una indigestión de cámaras”. Así contaba años después a Laurent Delahouse, uno de los pocos periodistas que se ha sentado a entrevistarla después de su deliberado retiro.

brigitte7Su vida por la causa

Se alejó del cine, la polémica amorosa y los amantes furtivos. Entre medias, se dejaron caer algunos maridos más. Muchos iban y venían seducidos por su encanto, convirtiéndose en una suerte de cazadora sin prejuicios, que la llevó a allanar el camino de la revolución sexual en los años sesenta.

Pero ya cumplidos los sesenta años y con un sólido y cuantioso historial de amantes, Bardot descubre su verdadera pasión y sentencia “entregué mi juventud y mi belleza a los hombres. Entregaré mi madurez y mi experiencia a los animales”.

Desde ese momento y hasta la fecha, se ha mantenido en su refugio en Saint Tropez, rodeada de animales y llevando una pseudo anónima lucha en defensa de su nuevo amor.

Es quizás esta vehemente convicción lo que la ha llevado a transitar el camino del vegetarianismo. Y es que es consecuente con lo que predica y se mantiene fiel a sus principios y a su causa.

No es la única artista que ha hecho público su trabajo en defensa de los animales y son cada vez más los famosos (o no) que se han sumado a esta tendencia vegetariana. Ha dejado de ser una moda snobista, para ser un estilo de vida.

bardotReconocidas figuras públicas como: Natalie Portman, Kate Winslet, Brad Pitt, Anne Hathaway, Chris Martin, Paul Mc.Cartney o Shania Twain no sólo son vegetarianos sino activistas confesos.

Dada esta tendencia y buscando satisfacer todos los paladares, en Maye’s Bistró hemos querido dedicar un espacio en nuestra carta a quienes optan por la comida vegetariana. Nos pusimos en marcha y creamos una hamburguesa vegetariana, hecha en casa con garbanzos, acompañada de tomates frescos, cebolla, pepinillos, aderezada con salsa alemana y nuestra inconfundible y auténtica pestomaho. Y los veganos también tienen su alternativa, la servimos sin pan y con salsa pesto.

Nos inspiramos y nos dejamos seducir por la mítica Brigitte Bardot, quien ha sido para Charles de Gaulle “una exportación francesa tan importante como Reanult”. Así es que le dedicamos esta hamburguesa: inolvidable, gustosa, diferente… y con calidad de exportación.

Esta propuesta junto con la hamburguesa Emily Dickinson, elaborada con Tofu a la plancha marinado en albahaca y limón, son las opciones que desde Maye’s Bistró ofrecemos a quienes han optado por consumir proteínas vegetales.

¿Ya la habéis probado? ¿Qué os parece la combinación?

Por: Lisbeth Calzadilla Meré

Anuncios

Rómulo Gallegos se gana un puesto en la carta

romulo_gallegosPara los que estamos lejos recordar a Venezuela con cada detalle se convierte en una acción automática y frecuente. Un olor, un sabor, una palabra, una canción son capaces de desencadenar una sucesión de recuerdos que, a veces, con nostalgia, otras con alegría y otras tantas con sonoras carcajadas, traemos al presente y atesoramos con recelo. Sí, esta sensación la hemos experimentado todos los que estamos lejos.

Y es que la tierra tira y eso es innegable. Si quisiéramos enumerar todo lo que nos hace recordar nuestra vida en ese maravilloso país, probablemente el scroll sería interminable. Sin embargo, hay algunos infaltables que, sin lugar a dudas, todos tenemos en nuestro checklist nostálgico.

En un acto voluntario e intencional, hemos decidido poner sobre la mesa nuestros más característicos sabores y aromas. Así hemos dado con los ingredientes de nuestra nueva incorporación al menú: ají dulce, queso de mano, guasacaca, ron y plátano frito. A esto huele y sabe Venezuela, o por lo menos, así la evocamos en nuestra cocina.

El reto apenas comienza. Es necesario buscar una conexión, una referencia, un personaje que con generosidad preste su nombre y se deje rendir homenaje, al tiempo que haga gala de su gentilicio. La lista es larga, opciones muchas y merecedores otro tanto; pero con respeto y humildad nos decantamos por Rómulo Gallegos.

Escritor, educador, político y Presidente de la República (febrero-noviembre 1948). Fiel creyente y defensor de la democracia, que desarrolló una importante carrera literaria, tanto, que es referencia indiscutible y lectura obligatoria. La Trepadora (1925), Doña Bárbara (1929), Cantaclaro (1934), Canaima (1935), Pobre Negro (1937), Sobre la misma tierra (1943) o la Brizna de paja en el viento (1952) son algunas de sus novelas. ¿Cuántas de ellas no figuran en nuestra biblioteca y han pasado por nuestras manos más de una vez?

Además, fue Premio Nacional de Literatura (1957-1958), elegido de forma unánime como individuo de número de la Academia Venezolana de la Lengua (1958), lo que lo convierte en uno de los principales escritores del país. Homenajes a su obra no han faltado; en 1965 se crea el Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos – uno de los más prestigiosos de Latinoamérica – y en 1972 se fundó en Caracas el Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (CELARG).

Los motivos sobran, así que no dudamos en rendir tributo a quien guarda un espacio privilegiado en la historia del país y que a pesar del tiempo, se mantiene intacto en el recuerdo de los venezolanos.  El resultado: una hamburguesa de 180grs. de carne, queso de mano, chuleta de Sajonia delgadita, plátano frito bien maduro, guasacaca y nuestra salsa de ají dulce al ron venezolano, esta es nuestra nueva incorporación Autores en Maye ́s Bistró.

La hamburguesa Rómulo Gallegos, ha llegado para quedarse y aunque no sabemos si se mantendrá fija en la carta, se está ganando el puesto a pulso. Y es que no sólo los criollos la escogen como opción; los paladares que están descubriendo la característica mezcla de sabores venezolanos, se están dejando seducir por esta noble combinación.

Sin mayores pretensiones, esta hamburguesa es toda una declaración de intenciones que rinde homenaje a la gastronomía, al gusto, la tradición y a la nostalgia que, en ocasiones, sentimos todos los que estamos lejos.

Por: Lisbeth Calzadilla M.

Freddie Mercury: “No voy a ser una estrella, voy a ser una leyenda”

Freddie-MercuryY acaso ¿alguien lo pone en duda? Ha sido una de las grandes estrellas del rock y su legado musical se mantiene aún vigente. Intenso, apasionado, provocador, irreverente y con un feeling, como pocos, sobre el escenario. Así fue el líder de la conocida y recordada banda Queen.

Nacido en Zanzíbar, Tanzania, y criado en  Bombay, Farookh Bulsara, se destacó desde pequeño en actividades artísticas. Era un apasionado del arte, el dibujo y de los clásicos musicales; formó parte del coro de la escuela y se apuntó a clases de piano, instrumento que más adelante tocó en The Hectics, la primera banda de rock que creó junto con cuatro compañeros.

Su pasión por el arte y el diseño se mantuvo siempre presente. Se graduó en el Ealing College of Art en Inglaterra y quizás por ello, mantuvo siempre una estética rompedora, glamorosa y hasta un poco Kitsch en su puesta en escena. Pantalones de cuero amarillo, tirantes sin camiseta, ropa de mujer, traje de cuero negro y sombrero de policía, capas, maquillaje y bigote característico, fueron algunos de sus infaltables.

QueenY si nos ponemos a recordar canciones, la lista ocuparía muchas líneas. De las necesarias en el playlist de Queen:  Bohemian Rhapsody, I want to break free, We are the champions, The show must go on, Barcelona, We will rock you, Don’t stop me now, Radio Ga Ga, Under pressurey contando.

Su vida desenfrenada, su talento musical y su discografía son conocidos, recordados y tarareados. Pero con seguridad, pocos conocerán su afición por la cocina; y es que era un artista en toda regla. Las costillas de cerdo a la barbacoa, los chiles con carne, la comida india picante y el champagne Moёt & Chandon eran su debilidad. Su madre Jer Bulsara, decía que lo que más le gustaba a su hijo era cocinar y que lo indispensable para él, en un buen plato, era que estuviera bien condimentado.

El gusto por las especias, los condimentos y los sabores picantes tiene su origen. Vivió toda su adolescencia en Bombay, por lo que su acercamiento a la gastronomía India fue desde muy pequeño. Sin embargo, a pesar de disfrutar entre fogones y condimentos, Freddie tenía un cocinero personal, Joe Fanelli, que satisfacía sus gustos culinarios y que lo acompañó hasta sus últimos días.

Tan importante fue para él, que estuvo a su lado hasta el último momento; de hecho, la noche antes de morir y casi como un presagio, Mercury organizó una cena íntima en su casa y el menú escogido por Fanelli incluía uno de sus platos favoritos; quizás, homenaje de despedida. La cena fue sencilla: Sopa de verduras, costillas de cerdo con salsa barbacoa y pastel de manzana de postre. Para finalizar, un brindis con vodka.

Haciendo honor a quien junto a su banda ha regalado los mejores himnos a la historia musical contemporánea y tomando como base inspiradora estas palabras de Freddie “El concepto de Queen es ser regios y majestuosos. El glamour es parte de nosotros. Queremos provocar y ser escandalosos”,  pensamos en recrear una hamburguesa que despierte en el paladar la intensidad, el glamour, la excentricidad y las raíces de un cantante que no quiso ser estrella… sino una leyenda.

Este humilde homenaje queda reflejado en la hamburguesa que recuerda sabores indios y especiados y que combina carne de ternera y de cerdo, queso Raclette, Chutney de peras y nueces y un aderezo Yogu-curry. Buscamos que cada bocado evoque notas de placer y os deje saboreando una Rapsodia Bohemia.

Que la disfrutéis y no dejéis de comentarnos que canción os recuerda esta poten te hamburguesa… La intensidad de la salsa de curry y el cremoso queso los harán repetir, sin duda, un sentido ¡Mamma Mía, Mamma Mía!

Por: Lisbeth Calzadilla M.

Dalí al plato: provocador, arriesgado y sugerente

“El que quiere interesar a los demás tiene que provocarlos”

Salvador Dalí

Dalí y uno de sus fetiches gastronómicos: El huevo

Así fue Salvador Dalí, provocador y polémico por naturaleza, excéntrico, adelantado a su tiempo y con una autenticidad exquisita. Este personaje, nacido en la primavera de 1904 en Figueres, Gerona, es reconocido como uno de los rostros más representativos del movimiento surrealista y uno de los mayores pintores del siglo XX.

Su personalidad irónica, narcisa y sin complejos le permitió entregar al mundo del arte obras visualmente complejas, críticas, poderosas, colmadas de fetiches y recursos iconográficos como: el tiempo y los relojes, las muletas, los elefantes, la figura femenina y los órganos sexuales.

Su obra, a veces lúgubre y explícita, es ya conocida y cuenta con apasionados confesos que siguen su particular estética. Pero más allá de su irreverente línea, Salvador Dalí mantuvo una suerte de fetiche con la comida. Su relación con la gastronomía se hizo presente a lo largo de toda su bitácora artística y no es difícil encontrar elementos como el huevo, el pan, la langosta y la carne en muchas de sus representaciones. Y es que para él “Un hombre se manifiesta tal cual es cuando tiene un tenedor en su mano”.

Sus piezas favoritas fueron el pan y el huevo, a los que otorgaba, en la mayoría de los casos, un sentido erótico, fálico y sexual. Su irreverencia lo llevó, incluso, a vincularlo con imágenes religiosas y a representar momentos clásicos como la “Última Cena”, donde el pan era pieza importante.

La persistencia de la memoria (1931)

El queso, otro indispensable en sus lienzos. ¿Quién no recuerda el famoso cuadro de los Relojes Blandos? También conocido como “La persistencia de la memoria” fue el resultado de una tarde soleada y calurosa de reflexión acerca del tiempo y en la que el aperitivo era un camembert, asediado por el calor, derritiéndose frente a sus ojos y escurriéndose por el borde de la mesa.

Otro infaltable en el recuento gastro-estético de Dalí es el “Retrato de Gala con dos chuletas de cordero en equilibrio sobre su hombro”, donde relaciona su pasión por la carne y por Gala, la que consideró su gran amor.

El caso es que su relación con la comida, erótica, sexual y fálica fue una constante en su trayectoria artística y personal. Era inherente a él, a sus pasiones y a su cotidianidad y en honor a su  visión “surrealista” de los alimentos, hemos querido rendir tributo a su fetichista relación con la gastronomía.

Nuestra propuesta honesta, pero gustosa es la de una hamburguesa de 180 gramos que combina pollo picado, aceitunas y tomates secos, cremoso e intenso queso feta, mezclum de brotes y nuestra salsa mediterránea, potente y hecha en casa.

Esta mezcla arriesgada y cargada de sabor, busca como todo plato que sale de la cocina de Maye´s Bistró, provocar sensaciones y despertar una emoción. Quisimos inmortalizar al excéntrico artista Catalán dedicándole un espacio en nuestra carta con esta hamburguesa de autor; intensa, auténtica y que seguramente, no os dejará indiferentes.

Y vosotros… ¿Ya la habéis probado? ¿Qué os recuerda esta combinación de sabores

Por: Lisbeth Calzadilla Meré