Dime lo que comes y te diré qué eres

Bajar de peso no es la meta, ganar masa muscular tampoco. No responden a modas y lo que es tendencia no es lo que más les preocupa. Quienes han decidido suprimir la proteína animal y determinados alimentos de su dieta atienden a principios básicos: vivir de forma saludable, dar al cuerpo lo que realmente necesita y evitar productos químicos y procesados.

Hay quienes les llaman tribus o guettos, pues con una convicción casi ideológica, defienden sus argumentos y su estilo de vida. Ellos son los que han decidido cambiar sus hábitos alimenticios para ser: vegetarianos, veganos, paleo o crudívoros. La premisa: estar saludable, dar al cuerpo alimentos naturales y mantener los niveles de vitaminas y minerales en estado óptimo.

La intención no es decir cuál es mejor o peor, cada cuerpo es diferente y las necesidades alimenticias depende de diversos factores; en esta oportunidad el objetivo es establecer las diferencias entre cada una de ellas y cuáles son los principios sobre los que sostienen su alimentación. Por lo que no tienen cabida los cuestionamientos ni las valoraciones genéricas.

Proteína animal… no gracias

vegetarianosVegetariano o vegano, ni es lo mismo ni se escribe igual. Aunque a veces hay quienes se refieren a ellos de manera indistinta, la verdad es que hay diferencias sustanciales entre el vegetarianismo y el veganismo.

En principio, los vegetarianos sólo consumen proteína vegetal (suprimen carne, pollo y pescado), sin embargo, sí consumen alimentos que no ocasionan la muerte del animal; por lo que en su dieta incluyen: leche, yogur, queso, huevo y miel.

Por su parte, los veganos  no consumen ningún producto de origen animal. Las razones por las que los eliminan de la dieta son, básicamente, el rechazo al maltrato de animales en cautiverio; además de argumentar que lo que ellos producen es únicamente para su propio uso, por lo que la acción de quitárselo para el consumo humano constituye un robo y un acto anti-natura.

Atendiendo a este principio, los veganos se alimentan fundamentalmente de: frutas, verduras, arroz, legumbres y frutos secos. El aporte de proteínas lo obtienen de granos como: lentejas, garbanzos y alubias, además de consumir productos de soja. Este régimen debe cuidar especialmente la combinación precisa de alimentos para garantizar la adecuada ingesta de aminoácidos esenciales, vitaminas y proteínas. De ser así, no deberían presentar ninguna deficiencia alimentaria.

Quienes deciden optar por esta dieta responden a criterios básicos: es cardiosaludable, desintóxica el organismo, es ecofriendly y respeta el equilibrio de la naturaleza. 

Dieta Paleo… ¿y eso con qué se come?

Si bien este tipo de dieta ha tomado fama reciente, los principios que la sostienen son tan antiguos como su nombre se refiere. Y es que este tipo de alimentación defiende los principios básicos de consumo alimenticio del Paleolítico. Es también conocida como dieta del hombre de las cavernas y su plan nutricional está constituido principalmente de carne, pescado, frutas, verduras, frutos secos y raíces; suprimen los granos, legumbres, productos lácteos, sal, azúcares refinados y aceites procesados, con el objetivo de mantener el equilibrio del  sistema hormonal. 

paleodieta

Alimentos permitidos en la Paleodieta

A mí que me lo den crudo

Así al natural y sin cocer, esa la base es de la dieta crudívora o raw food. En realidad es una variación del veganismo y en la que todo se consume sin cocinar, tal y como se obtiene de la naturaleza.

El objetivo es que los alimentos mantengan todas sus propiedades y nutrientes principalmente las enzimas y las vitaminas, que mediante la cocción convencional suelen perderse o reducirse. Otra de las razones por las que consumen alimentos crudos es que equilibran el nivel ácido del organismo y lo alcalinizan, reduciendo así el riesgo de osteoporosis, piel seca o problemas del ritmo cardiaco.

Los crudívoros, en teoría si consumen proteínas, básicamente del pescado, sólo que atendiendo a la premisa de “crudo”. En este caso el aporte proteico está cubierto. Los alimentos que incluyen en su dieta son simples: frutas, verduras, semillas, frutos secos, pescado. Todo lo que pueda consumirse crudo, es susceptible de incorporarse al menú.

Opciones, tendencias, modas, corrientes ideológicas y hábitos alimenticios hay miles. Lo importante es escuchar al cuerpo, sentirse cómodo, satisfecho y sobretodo saludable y con energía. Aunque parezca lugar común, la asesoría de un especialista es vital, cada cuerpo exige, requiere y necesita específicos nutrientes y sólo un nutricionista puede garantizarlo.

La vuelta a lo natural y saludable es una realidad. El fast food ya no es una opción y los hábitos que respetan al cuerpo y sus exigencias están marcando la pauta. No es vano se ven, cada vez más, establecimientos y restaurantes que ofrecen opciones apetitosas para todos.

Al final, en la variedad está el gusto y el poder de elección es libre. En Maye`s Bistró todos tienen cabida, en nuestro menú es posible escoger y disfrutar de una abundante y sabrosa ensalada o de las hamburguesas Emily Dickinson y Briggite Bardot, que se puede pedir sin salsa y sin pan en caso de ser veganos.

Así que carnívoros, vegetarianos, veganos,  crudívoros y paleo pueden sentarse a la mesa y darse un buen gusto sin remordimientos.

¡Buen apetito!

Por: Lisbeth Calzadilla M.

De musa del cine francés a activista confesa

“No sé si soy feliz. No soy infeliz. Estoy serena y me gusta estar sola”

Brigitte Bardot

brigitte2Irreverente, polémica, intensa, vehemente y adelantada a su época. Fiel creyente de la libertad en todas sus formas y desmontadora de tabúes, así ha sido Brigitte Bardot. Con el erotismo como bandera y la revolución como premisa reivindicadora, esta actriz francesa ha pasado a la historia como el ícono de mujer sensual, sin prejuicios ni filtros. Ha hecho lo que ha querido, cómo y cuándo lo ha deseado. Y tras una vida de fama, éxito y amores intensos, hoy vive en La Madrague, su refugio de Saint-Tropez, alejada del cine y convertida en una activista comprometida con su causa: la defensa de los animales.

Esta mítica mujer, que ha pasado la barrera de los 80 años, es quizás la actriz francesa más conocida de la historia. Hoy, a pesar de su edad, sigue hipnotizando al mundo entero con su particular belleza. Fue lanzada a la fama en 1936 gracias a la película Y Dios… creó a la mujer que dirigió su primer marido Roger Vadim. Los 59 minutos que dura la película fueron suficientes para llevar a Brigitte Bardot al tope.

Desde ese momento y hasta 1972 –fecha en la que decide retirarse del cine- no paró de sumar éxito y polémica a su agitada e intensa vida. Lo dicho, ha sido, irreverente y provocadora por vocación natural.brigitte6

Películas como “La vérite”, de Henri-Georges Clouzot, “Viva Maria!”, de Louis Malle, o “Le mépris”, de Jean-Luc Godard, se suman a su carrera y la llevaron a posicionarse en la industria del cine como el ícono de la sensualidad y la reafirmación femenina. Esto, considerando que en aquella época en Francia, bailar descalza ya resultaba un auténtico escándalo.

Sin embargo, a pesar de su seguridad y su postura firme frente al erotismo cinematográfico, a los 38 años, decide alejarse de la industria, asegurando que “sufrió una indigestión de cámaras”. Así contaba años después a Laurent Delahouse, uno de los pocos periodistas que se ha sentado a entrevistarla después de su deliberado retiro.

brigitte7Su vida por la causa

Se alejó del cine, la polémica amorosa y los amantes furtivos. Entre medias, se dejaron caer algunos maridos más. Muchos iban y venían seducidos por su encanto, convirtiéndose en una suerte de cazadora sin prejuicios, que la llevó a allanar el camino de la revolución sexual en los años sesenta.

Pero ya cumplidos los sesenta años y con un sólido y cuantioso historial de amantes, Bardot descubre su verdadera pasión y sentencia “entregué mi juventud y mi belleza a los hombres. Entregaré mi madurez y mi experiencia a los animales”.

Desde ese momento y hasta la fecha, se ha mantenido en su refugio en Saint Tropez, rodeada de animales y llevando una pseudo anónima lucha en defensa de su nuevo amor.

Es quizás esta vehemente convicción lo que la ha llevado a transitar el camino del vegetarianismo. Y es que es consecuente con lo que predica y se mantiene fiel a sus principios y a su causa.

No es la única artista que ha hecho público su trabajo en defensa de los animales y son cada vez más los famosos (o no) que se han sumado a esta tendencia vegetariana. Ha dejado de ser una moda snobista, para ser un estilo de vida.

bardotReconocidas figuras públicas como: Natalie Portman, Kate Winslet, Brad Pitt, Anne Hathaway, Chris Martin, Paul Mc.Cartney o Shania Twain no sólo son vegetarianos sino activistas confesos.

Dada esta tendencia y buscando satisfacer todos los paladares, en Maye’s Bistró hemos querido dedicar un espacio en nuestra carta a quienes optan por la comida vegetariana. Nos pusimos en marcha y creamos una hamburguesa vegetariana, hecha en casa con garbanzos, acompañada de tomates frescos, cebolla, pepinillos, aderezada con salsa alemana y nuestra inconfundible y auténtica pestomaho. Y los veganos también tienen su alternativa, la servimos sin pan y con salsa pesto.

Nos inspiramos y nos dejamos seducir por la mítica Brigitte Bardot, quien ha sido para Charles de Gaulle “una exportación francesa tan importante como Reanult”. Así es que le dedicamos esta hamburguesa: inolvidable, gustosa, diferente… y con calidad de exportación.

Esta propuesta junto con la hamburguesa Emily Dickinson, elaborada con Tofu a la plancha marinado en albahaca y limón, son las opciones que desde Maye’s Bistró ofrecemos a quienes han optado por consumir proteínas vegetales.

¿Ya la habéis probado? ¿Qué os parece la combinación?

Por: Lisbeth Calzadilla Meré

Proteína ¿animal o vegetal?

proteinas

Proteína animal vs Proteína vegetal

¿Vegetariano, fitness, carnívoro o simple mortal? Sobre gustos y colores no han escrito los autores, así que hay para todo. Aunque cuidar la alimentación no es un tema nuevo, si es cierto que desde hace un par de años, se mira con especial atención lo que se come y cómo se come. Y aunque pudiera pensarse que es una moda, en realidad es una tendencia que va ganando terreno y que promueve diferentes opciones de alimentación.

Hay una realidad y es que el cuerpo necesita una ingesta diaria de proteínas y dependiendo de su origen necesitará mayor o menor cantidad para satisfacer el aporte de nutrientes. Lo importante es aclarar que no todas las proteínas son de igual calidad o valor biológico y que están compuestas por aminoácidos. Son estos, precisamente, los que el organismo aprovecha para sus funciones vitales.

Dentro de los aminoácidos podemos identificar: los esenciales (aquellos que solamente obtenemos a través de la alimentación, ya que el cuerpo no los produce) y los no esenciales (que los obtenemos a través de los alimentos, pero nuestro cuerpo sí es capaz de producirlos).

alimentos-ricos-en-proteinas-animalesLas proteínas animales son las que tienen mayor concentración de aminoácidos y además, son las de mejor calidad por sí solas, sin embargo, tiene tener mayor porcentaje de grasa, por lo que hay que cuidar las porciones, a fin de evitar males mayores como colesterol alto, por ejemplo.

En el caso de la proteínas vegetales, si bien el aporte de grasa es bastante bajo, es preciso combinarlas entre sí o con algún cereal, a fin de que formen un aminoácido completo, de igual valor biológico y calidad que la animal.

Es sencillo, por ejemplo:

  • Una legumbre (lentejas) con un cereal (arroz)
  • Un fruto seco con un cereal (avena) y leche de soja
  • Una legumbre con un cereal y vegetales

No hay mayor complicación, por lo que los vegetarianos y veganos – si están atentos a estas consideraciones- no tienen por qué sufrir un déficit proteico, como consecuencia de no tomar carne, pollo, pescado, huevos o lácteos. La clave está en saber combinarlos y tener la certeza de que la ingesta de proteínas es adecuada, independientemente de su origen.

combinacion-de-proteinas-vegetalesLo que no es posible es suprimirlas por completo de la dieta, pues resultan vitales. Y es que son el alimento de las células, reparan los tejidos, aportan las sustancias necesarias para formar huesos y glándulas, son parte importante en el proceso de fortalecimiento del cabello y las uñas y además, son responsables de reparar el músculo tras intensas jornadas de ejercicio; no en vano deportistas y aficionados al fitness consumen proteínas una vez terminada la rutina.

En Maye’s Bistró queremos consentir a todos los clientes y satisfacer todos los gustos. Los carnívoros os podéis dar un festín con la extensa carta de hamburguesas y los vegetarianos también tenéis opciones ¿preferís la Emily Dickinson con tofu o la Brigitte Bardot con garbanzos? Todas acompañadas de vegetales.

Y es que al final, en la variedad está el gusto, así que probad y disfrutad… ¡Buen apetito!

Por: Lisbeth Calzadilla M.