Freddie Mercury: “No voy a ser una estrella, voy a ser una leyenda”

Freddie-MercuryY acaso ¿alguien lo pone en duda? Ha sido una de las grandes estrellas del rock y su legado musical se mantiene aún vigente. Intenso, apasionado, provocador, irreverente y con un feeling, como pocos, sobre el escenario. Así fue el líder de la conocida y recordada banda Queen.

Nacido en Zanzíbar, Tanzania, y criado en  Bombay, Farookh Bulsara, se destacó desde pequeño en actividades artísticas. Era un apasionado del arte, el dibujo y de los clásicos musicales; formó parte del coro de la escuela y se apuntó a clases de piano, instrumento que más adelante tocó en The Hectics, la primera banda de rock que creó junto con cuatro compañeros.

Su pasión por el arte y el diseño se mantuvo siempre presente. Se graduó en el Ealing College of Art en Inglaterra y quizás por ello, mantuvo siempre una estética rompedora, glamorosa y hasta un poco Kitsch en su puesta en escena. Pantalones de cuero amarillo, tirantes sin camiseta, ropa de mujer, traje de cuero negro y sombrero de policía, capas, maquillaje y bigote característico, fueron algunos de sus infaltables.

QueenY si nos ponemos a recordar canciones, la lista ocuparía muchas líneas. De las necesarias en el playlist de Queen:  Bohemian Rhapsody, I want to break free, We are the champions, The show must go on, Barcelona, We will rock you, Don’t stop me now, Radio Ga Ga, Under pressurey contando.

Su vida desenfrenada, su talento musical y su discografía son conocidos, recordados y tarareados. Pero con seguridad, pocos conocerán su afición por la cocina; y es que era un artista en toda regla. Las costillas de cerdo a la barbacoa, los chiles con carne, la comida india picante y el champagne Moёt & Chandon eran su debilidad. Su madre Jer Bulsara, decía que lo que más le gustaba a su hijo era cocinar y que lo indispensable para él, en un buen plato, era que estuviera bien condimentado.

El gusto por las especias, los condimentos y los sabores picantes tiene su origen. Vivió toda su adolescencia en Bombay, por lo que su acercamiento a la gastronomía India fue desde muy pequeño. Sin embargo, a pesar de disfrutar entre fogones y condimentos, Freddie tenía un cocinero personal, Joe Fanelli, que satisfacía sus gustos culinarios y que lo acompañó hasta sus últimos días.

Tan importante fue para él, que estuvo a su lado hasta el último momento; de hecho, la noche antes de morir y casi como un presagio, Mercury organizó una cena íntima en su casa y el menú escogido por Fanelli incluía uno de sus platos favoritos; quizás, homenaje de despedida. La cena fue sencilla: Sopa de verduras, costillas de cerdo con salsa barbacoa y pastel de manzana de postre. Para finalizar, un brindis con vodka.

Haciendo honor a quien junto a su banda ha regalado los mejores himnos a la historia musical contemporánea y tomando como base inspiradora estas palabras de Freddie “El concepto de Queen es ser regios y majestuosos. El glamour es parte de nosotros. Queremos provocar y ser escandalosos”,  pensamos en recrear una hamburguesa que despierte en el paladar la intensidad, el glamour, la excentricidad y las raíces de un cantante que no quiso ser estrella… sino una leyenda.

Este humilde homenaje queda reflejado en la hamburguesa que recuerda sabores indios y especiados y que combina carne de ternera y de cerdo, queso Raclette, Chutney de peras y nueces y un aderezo Yogu-curry. Buscamos que cada bocado evoque notas de placer y os deje saboreando una Rapsodia Bohemia.

Que la disfrutéis y no dejéis de comentarnos que canción os recuerda esta poten te hamburguesa… La intensidad de la salsa de curry y el cremoso queso los harán repetir, sin duda, un sentido ¡Mamma Mía, Mamma Mía!

Por: Lisbeth Calzadilla M.